<<  
 

AMPHIVENA

La llaman amphivena (Amphisbena) porque tiene dos cabezas. Una cabeza se halla en el lugar adecuado, y la otra en la cola. Con una cabeza sujetando a la otra, puede rodar, como un aro. Esta es la única serpiente que aguanta bien el frío, y es la primera que sale de la hibernación. Lucano escribe de ella: “Alzándose sobre sus cabezas gemelas, llega la peligrosa Amphisbaena, y sus ojos brillan como lámparas”. (Cambridge, 176-177)

ASPID

Y el áspid quema la hierba que se encuentra cerca de su nido. Al extenderse la sequedad de su aliento, quema toda la tierra en un circulo de tres pies, y ningún ser vivo puede acercarse a menos de siete pies; y si alguien, hombre o bestia, entra dentro de este radio, con seguridad ha de morir. (Phys. griego: Carlill, 234-235).

Áspid es una serpiente que representa al género humano. Es astuta y traidora, y experta en el mal; cuando ve a los que hacen encantamientos, que quieren seducirla y atraparla mediante engaño, tapona perfectamente sus oídos: oprime uno contra el suelo, y en el otro mete la cola con firmeza, para no oír nada. (PT, vv. 1615-1680).

Cuando se despierta, se enfurece y grita tan fuerte que se le oye a una jornada de camino; es dos veces mayor que un caballo, y tiene nueve cabezas y dos alas. (Preste Juan: Denis, 200)

El áspid es una especie de serpiente venenosa, que mata al hombre con sus dientes. Sin embargo existen de varios tipos; y cada uno tiene una propiedad nociva, pues el llamado áspid hace morir de sed al hombre al que muerde; y otra llamada prialis, lo hace dormir tanto que muere; y otra llamada emorios, le hace derramar toda su sangre hasta su muerte; el llamado prester va siempre con la boca abierta, y cuando aferra a alguien con sus colmillos, se hincha tanto que fallece, y de inmediato se pudre tan horriblemente que resulta diabólico. (Brunetto, 133. I: 138)

BASILISCUS

Es el rey de las serpientes, que huyen en cuanto lo ven, pues las mata con el aliento. Si ve un hombre lo mata. Ninguna ave voladora escapa si ve al basilisco, pues, incluso desde muy lejos, es quemada por el fuego de su boca….Este mismo animal se llama también silbido, pues mata silbando, antes de morder o abrasar. El basilisco es el rey de los reptiles; con su sola mirada mata al hombre; hace perecer con su aliento a las aves voladoras, y está tan lleno de veneno que reluce; si el hombre lo ve primero, no puede hacerle daño, y el basilisco queda como único rey en la arena vacía. (De Bestiis, 214)

El Fisiólogo nos dice, a propósito de su naturaleza, cómo nace; y nos da a entender que nace del huevo de un gallo. Cuando el gallo ha cumplido siete años, le nace un huevo en el vientre. Y cuando siente este huevo, permanece maravillado de sí mismo, y siente la mayor angustia que pueda sufrir un animal. Entonces, busca discretamente un lugar cálido, en un estercolero o en un establo, y araña con las patas hasta que excava un agujero en el que poner su huevo. Y cuando el huevo tenga su nido preparado, el gallo correrá allí mas de diez veces diarias, pensando constantemente en desembarazarse de él. Y el sapo es de tal índole que percibe por su olfato el veneno que lleva el gallo en el vientre; inmediatamente se pone al acecho, de forma que no pueda el gallo ir al foso sin que el sapo lo vea. Y en cuanto el gallo se aparta del lugar en el que debe poner el huevo, allá está inmediatamente el sapo, por ver si el huevo está puesto. Pues el sapo es de tal índole que toma el huevo y lo incuba, si puede acercarse a él de alguna manera. Y cuando lo ha incubado tanto que ha llegado el tiempo de la eclosión, resulta un animal que tiene cabeza, cuello y pecho como los de un gallo; y desde el pecho hacia abajo, es como una serpiente… Si el hombre puede verlo antes de que él vea al hombre, muere; y si él ve al hombre antes, es el hombre quien morirá. Pues el animal es de tal naturaleza que arroja su veneno por los ojos; y tiene la mirada tan venenosa que mata a las aves que vuelan por encima de él, si puede mirarlas entre los ojos…Quien desee matar a este animal deberá tener un claro recipiente de cristal o de vidrio, a través del cual pueda ver a la bestia. Pues al tener el hombre la cabeza tras el vidrio o el cristal, el basilisco no puede distinguirlo, y su mirada es detenida por el cristal o el vidrio; cuando el basilisco arroja su veneno por los ojos, es de tal naturaleza que, si choca contra algún objeto, rebota hacia atrás contra él y ha de morir. Este animal representa al diablo, al mismo Satanás que se escondió en el paraiso… (PB: Cahier II, 213-215)

Su tamaño es de medio pie, lleva manchas blancas, y tiene una cresta semejante a la de un gallo. Cuando avanza, la mitad anterior de su cuerpo se yergue verticalmente, y la otra mitad queda como en las demás serpientes. (Brunetto, 134. I:140)

No hay en el mundo bestia que se les quiera enfrentar. Y allá por donde pasan, debido al gran veneno que tienen, secan los árboles y las hierbas. Y todos los años mudan de piel, como hace la serpiente, y después la renuevan. (Bestiaris II, 118. Ms. G)

Su veneno es muy caliente y ponzoñoso, capaz de secar y requemar la hierba,…Se dice que su silbido es igualmente malo, ya que destruye árboles, mata pájaros, etc., emponzoñando el aire. La víctima del basilisco también resulta venenosa para quien la toque. Solo una comadreja puede matarlo… (Swan, 486-487)

CENTAURUS

Los centauros tienen la parte superior como la de un hombre, y desde el pecho hacia abajo la forma de un caballo.
Así tiene cada hombre dos almas, y es indeciso en sus obras. (Phys. Griego: Carlill, 207)

Tienen naturaleza mixta de caballos y de hombres; a modo de animales, tienen la cabeza velluda, pero, en parte, muy semejante a la forma humana normal. Por ello pueden comenzar a hablar; pero sus labios, no acostumbrados a la locución humana, no articulan sonido alguno en palabras. (Liber, 44)

Isidoro dice que el onocentauro tiene forma de hombre hasta la cintura, y la parte posterior de asno, lo que es extraordinario…Cuando el hombre dice la verdad, merece en justicia ser llamado hombre; y representa al asno cuando comete villanía. (PT, vv. 1109-1130)

El Fisiólogo dice que el onocentauro tiene dos naturalezas: su parte superior es como la del hombre-centauro, la inferior es como la del asno. A él se parecen los estúpidos y los falsos. (De Bestiis, 231)

Sabed que en nuestra tierra están los sagitarios, que tienen forma humana de la cintura hacia arriba, y son caballos hacia abajo. Llevan arcos y flechas en las manos, disparan con mas fuerza que cualquier otra especie de gentes, y comen carne cruda. Algunos de nuestra corte los capturan y los tienen encadenados: las gentes acuden a verlos, como un gran prodigio. (Preste Juan: Denis, 192)

El onocentauro, al que llaman sacraire (sagitario), recibe tal nombre porque es mitad hombre y mitad burro. De éstos dice Isaías: son semejantes a ellos los hombres que tienen doble cuerpo y doble palabra, es decir, que dicen el bien por delante, y mal por detrás. (PB: Cahier II, 173; Cahier IV, 76-77)

Y Tesalia era la tierra de Aquiles, y de allí vinieron los Iaphites; y se dice que ellos fueron los primeros en domesticar caballos, poniéndoles bridas y montando en sus lomos; caballo y hombre parecían un solo cuerpo, por eso fueron llamados centauri los jinetes de Tesalia, como dice Isidoro en el libro undécimo, tercer capítulo, sobre los portentos. (Trevisa II, 816. Libro XV, capítulo 158)

GRIPHES

El grifo es el ave mas grande de todas las del cielo. Vive en el lejano oriente, en un golfo de la corriente oceánica. (Phys. Griego: Carlill, 231; Peters, 76)

Es un cuadrúpedo con alas. Esta especie de animal salvaje nace en las zonas de Hiperbórea, o en sus montes. Todos los miembros de su cuerpo son como los de un león, pero sus alas y su rostro son como los del águila. Es tremendamente hostil a los caballos. Pero también es capaz de despedazar a cualquier ser vivo que encuentre en su camino. (Cambridge, 22-24)

Sabed igualmente que tenemos aves que se llaman grifos, y que son capaces de llevar a su nido un buey o un caballo, para dar de comer a sus polluelos (…). Sabed también que en nuestra tierra nace el mar de Arayne, y que tiene un curso muy violento y hace olas terribles, y que ningún hombre puede cruzarlo salvo nosotros, por mucho que se haga, pues nos hacemos transportar por nuestros grifos, como lo hizo Alejandro cuando fue a conquistar el castillo encantado. (Preste Juan: Denis, 188, 195)

Existe un ave llamada grifo. El Fisiólogo nos dice que vive en una parte de los desiertos de la India; y allí moran estos pájaros. Nos dice también que las aves de este tipo no salen jamás de los desiertos, salvo que no puedan encontrar el alimento que desean. Estos pájaros son por naturaleza tan fuertes que agarran un buey vivo, se echan a volar con él y se lo llevan a sus polluelos. Este pájaro representa al diablo; el buey significa el hombre que vive en pecado mortal y no quiere apartarse ni retirarse de él. Cuando llega la muerte, tiene que morir; entonces, viene volando el grifo de los desiertos y busca su pitanza (…). El desierto representa el infierno, del que viene volando el grifo. (PB: Cahier II, 226)

Allá (en la India) están las grandes montañas de oro y de piedras preciosas, y de otros tesoros en abundancia. Pero ningún hombre se atreve a cercarse a ellas, debido a los dragones y a los grifos salvajes que tienen cuerpo de león volador, y que bien pueden llevarse a un hombre completamente armado, junto con su caballo, si consiguen atraparlo. (Image, 110)

Los grifos son aves, como dicen Jacobo (de Vitry) y Plinio, de desmedida crueldad, y de cuerpo tan grande que vencen y matan combatiendo a los hombres armados. Y tienen unas garras enormes y curvadas, con las que laceran a hombres y animales. Las garras del grifo son de tanta capacidad que de ellas se hacen tazas aptas para usos humanos (…). Vive en los montes Hiperbóreos, siendo enemigo acérrimo del caballo y del hombre. Tal como dice el Experimentador, guarda en su nido la piedra ágata, y no cabe duda de que es para algún remedio. Pues hay constancia de que las piedras han sido creadas por Dios para que constituyan algún remedio. (Cantimpré, 202. V:52)

HYENA

Hay un animal llamado hiena, que está acostumbrado a vivir en los sepulcros y a devorar los cadáveres. Su naturaleza es tal que a ratos es masculina y a otros femenina; de ahí que sea una bestia repugnante. No puede volverse, salvo haciendo girar completamente su cuerpo, pues tiene la espina dorsal rígida y toda ella de una sola pieza (…), es capaz de hacer imitaciones de la voz humana. Imita el ruido de los vómitos humanos (…) Cuando ha conseguido hacer salir a perros, se los traga con sollozos hipócritas. Y si por azar los sabuesos cruzan su sombra mientras le dan caza, pierden la voz y no pueden ladrar. (…) Ya que no son ni machos ni hembras, no son tampoco fieles ni paganos. Esta bestia tiene una piedra en el ojo, llamada también hiena, que, según se cree, permite a la persona que la tenga debajo de la lengua predecir el futuro. Es cierto que si una hiena camina tres veces en torno a cualquier animal, éste ya no puede moverse. En cierta región de Etiopía, copula con una leona, y de la unión nace un monstruo conocido como Crotota. Se dice que no puede volver la vista hacia atrás, debido a su columna vertebral rígida. (Cambridge, 30-32)

Tiene órganos a la vez masculinos y femeninos, a la manera de un hermafrodita, y cada año se excitan los órganos de uno de los dos sexos. (Nuzhat, 31-32)

LUNCIS

Dicen que su orina se solidifica, convirtiéndose en una piedra preciosa llamada ligurius, y se ha comprobado que los propios linces lo saben por el siguiente hecho. Cuando han orinado el líquido, lo cubren con arena a toda prisa. Lo hacen debido a cierta avaricia, por miedo a que su orina pudiera servir de adorno a la raza humana. (Cambridge, 22)

El Fisiólogo habla de un gusanillo blanco llamado lieus. Es de tal naturaleza que, allá donde se encuentre, ve a través de las paredes. Su vista, por su propia virtud, atraviesa las paredes, en cualquier lado de ellas que se halle; y por gruesas que sean, su vista las atraviesa con tanta ligereza como pasa el sol a través de una vidriera. (PB: Cahier IV, 80-81)

Ningún otro animal ve tan claro como el lince: es cosa sabida que atraviesa las paredes con su vista. (B. d’Amour rimé, vv. 864-866)

Y su vista es tan aguda que atraviesa con la mirada las paredes y los montes. Sólo pare una cría; y es el ser más olvidadizo del mundo, pues allá donde está comiendo su alimento, si por casualidad se fija en otra cosa, olvida de inmediato lo que estaba comiendo, de tal forma que no sabe de encontrar de nuevo su alimento, y lo pierde definitivamente. Y quienes lo han visto dicen que de su orina nace una piedra preciosa, que llaman liguires; el propio animal lo sabe perfectamente, ya que hay hombres que lo han visto cubrir su orina con arena, por un deseo instintivo de que tal piedra no caiga en manos humanas. (Brunetto, 167. I:190)

El lince es una bestia del tamaño de un carnero, que tiene la vista tan desarrollada que ni pared ni roca son obstáculos pare ella. (Bestiaris II, 120)

MANTICORA

En la India nace una bestia llamada manticora. Tiene una triple fila de dientes que alternan entre sí; rostro de hombre, con ojos relucientes e inyectados en sangre; cuerpo de león; la cola, como el dardo de un escorpión; y una voz chillona, tan sibilante que evoca las notas de una flauta. Es ávida de carne humana, con auténtica voracidad. Sus patas son tan fuertes, sus saltos tan potentes, que ni el espacio mas extenso, ni el obstáculo mas elevado puede detenerla. (Cambridge, 51-52)

Tiene ojos de cabra y cuerpo de león, cola de escorpión, y voz de serpiente que, mediante su dulce canto, atrae a las gentes y las devora.
(Image, 113)

Y su cola es como la de un escorpión salvaje, con un aguijón, y hiere con púas duras, como un puerco espín… Plinio dice que tiene la voz como la voz de un hombre, y si este toca la flauta y la trompa, parece que la voz de esta fiera se armoniza con la trompa, con su ritmo y melodía. (Trevisa II, 1099-1100. XVIII: 1)

Con la cola, hiere a sus perseguidores, vengan por delante o por detrás; y cuando ha disparado sus púas, otras nuevas nacen en su lugar, derrotando así a todos los cazadores. (Topsell I, 343-345)

MONOCEROS

El Fisiólogo relata que el unicornio tiene el atributo siguiente. Es una animal pequeño, como una cabra; pero es muy huidizo, y los cazadores no pueden acercarse a él, pues tiene gran astucia. Tiene un cuerno en mitad de la cabeza. Expliquemos ahora como se le atrapa. Envían a su encuentro a una pura doncella revestida de una túnica. Y el unicornio salta al regazo de la doncella; ella lo amansa, y él la sigue; así lo conduce al palacio del rey. Vemos así que el unicornio es la figura de nuestro Salvador (…). Existe otro atributo del unicornio. En los lugares en que vive hay un gran lago, al que todos los animales acuden para beber. Pero, antes de que se reúnan, llega la serpiente y derrama su veneno sobre las aguas. Y cuando los animales advierten el veneno, no se atreven a beber, sino que se apartan y aguardan al unicornio. Llega éste, entra directamente en el lago y hace la señal de la cruz; entonces, el veneno se hace inofensivo, y todos los animales beben. (Phys. Griego: Carlill, 199-200; Peters, 34-35; Zambon, 60-61 - nº.22)

Traen a una doncella, pura y casta, a la que se dirige el animal cuando la ve, lanzándose sobre ella. Entonces la joven le ofrece sus senos, y el animal comienza a mamar de los pechos de la doncella, y a conducirse familiarmente con ella. La muchacha entonces, mientras sigue sentada tranquilamente, alarga la mano y aferra el cuerno que el animal lleva en la frente; en este momento llegan los cazadores, atrapan a la bestia y la conducen ante el rey. (Phys. Griego, versión árabe: Shepard, 49)

Monosceros es una bestia que tiene un cuerno en la cabeza; por eso lleva tal nombre… ; el monosceros percibe su olor, se acerca a la virgen, le besa el pecho y se duerme ante ella, buscándose así la muerte…Esta bestia, en verdad, representa a Dios; la doncella representa, sabedlo, a Santa María; igualmente, por su pecho ha de entenderse la Santa Iglesia; y el beso debe representar la paz. (PT, vv. 393-458)

El monoceros es un monstruo de horrible bramido, con el cuerpo semejante al de un caballo, pies como los de un elefante y cola como la de un ciervo. Del centro de su frente brota un cuerno de asombroso esplendor, hasta de cuatro pies de largo, tan afilado que perfora fácilmente todo aquello contra lo que carga. Ni uno solo ha ido a parar vivo a las manos del hombre, y aunque es posible matarlos, no se les puede capturar. (Cambridge, 21, 43-44)

Y sabed que en nuestra tierra están los unicornios, que tienen solamente un cuerno en la frente; los hay de tres clases, verdes, negros y blancos también, y a veces matan al león. Pero el león los mata con mucha astucia, pues cuando el unicornio está cansado se apoya contra un árbol, y el león da la vuelta; el unicornio pretende herirlo con su cuerno, pero golpea el árbol con tanta fuerza que después no puede arrancar el cuerno, y entonces lo mata el león. (Preste Juan: Denis, 192)

Y si la doncella no es virgen, el unicornio se cuida de reclinarse en su regazo; al contrario, mata a la joven corrupta e impura (…).
Hay tres tipos de (…) unicornios. Unos tienen cuerpo de caballo, cabeza de ciervo y rabo de jabalí, y los cuernos negros, mas oscuros que los demás. Estos tienen el cuerno de dos codos de largo. Algunos no llaman unicornio a éstos (…), sino monoteros o monoceron. Otro tipo de unicornio es llamado eglisseron, es decir, cabra cornuda; este es grande y alto como un caballo de gran alzada, y semejante a un chivo, y tiene el cuerno muy afilado. La otra clase de unicornio es similar a un buey, y salpicado de manchas blancas. Este tiene el cuerno entre negro y pardo, como el primer tipo (…); cuando ve a su enemigo, se enfurece como un toro. (Proprietez, 559-560)


SERPENS

El Fisiólogo ha dicho de la víbora que el macho tiene rostro de hombre, y la hembra rostro de mujer; hasta el ombligo tiene forma humana, pero la cola es de cocodrilo. La hembra no tiene vagina en el vientre, sino solamente una especie de ojo de aguja. Así pues, cuando el macho cubre a la hembra, eyacula en su boca, y cuando ella ha tragado el semen, corta los órganos genitales del macho, y este muere al instante. Cuando crece, los hijos devoran el vientre de la madre, y de tal manera salen a la luz: las víboras son, por lo tanto, parricidas y matricidas. (Phys. Griego: Zambon, 48-49, nº. 10)

También dice el Physiologus: hay tres clases de víboras nocivas, y tienen tres propiedades. La primera es que al envejecer pierde la vista,…La segunda propiedad es que, cuando va a beber o a copular con una anguila, primero vomita su veneno en su caverna…La tercera propiedad de la víbora es que, si ve al hombre desnudo, huye de él; si lo ve vestido le ataca. (De Bestiis, 247)

SIRENA

El moralista enseña que las sirenas son crueles; que viven en el mar, que los acentos de sus voces son melodiosos y que los viajeros quedan prendados de ellas hasta el punto de precipitarse en el mar, donde se pierden. El cuerpo de estas encantadoras es el de una mujer, hasta los senos; el resto recuerda al pájaro, al asno o al toro. (Phys. Armenio, 126-127)

Las sirenas son doncellas marinas, que seducen a los navegantes con su espléndida figura y con la dulzura de su canto. Desde la cabeza hasta el ombligo, tienen cuerpo femenino, y son idénticas al género humano; pero tienen las colas escamosas de los peces, con las que siempre se mueven en las profundidades. (Liber, 42-43)

La sirena vive en el mar, canta contra la tormenta y llora si hace buen tiempo, pues tal es su naturaleza; tiene forma de mujer hasta la cintura, pies de halcón y cola de pez. Cuando quiere divertirse, canta en voz alta y clara; si la oye el marinero que navega por la mar, olvida su nave y se duerme al instante. Recordadlo: ésta es la significación. Las sirenas son las riquezas del mundo; la mar representa este mundo; la nave, las gentes que hay en él; el alma es el marinero, y la nave, el cuerpo que debe navegar. ( PT, vv. 1361-1414)

Existen en Arabia serpientes aladas llamadas sirenas, que corren mas que los caballos y, según se dice, también vuelan. Su veneno es tan fuerte que la muerte sobreviene antes de que se sienta la mordedura. (De Bestiis, 244)

Las sirenas, dice el Fisiólogo, son unas criaturas mortíferas constituidas como seres humanos desde la cabeza hasta el ombligo, mientras que su parte inferior, hasta los pies, es alada. Melodiosamente, interpretan cantos que resultan deliciosos; así, encantan los oídos de los marineros, y los atraen…cuando ven que los marineros están profundamente dormidos, se arrojan sobre ellos y los despedazan.
Así, los seres humanos ignorantes e incautos se ven engañados por las hermosas voces, cuando los encantan las faltas de delicadeza, los rasgos de ostentación o los placeres… (Cambridge, 134-135)

Hay tres clases de sirenas: dos de ellas son mitad mujer y mitad pez, y la otra, mitad mujer y mitad ave. Y las tres cantan, una con trompeta, otra con arpa y la tercera solamente con su voz. (PB: Cahier II, 172-173)

De ahí que debamos entender, por las sirenas, los placeres mundanos y las diferentes vanidades, que cantan tan dulcemente que por su suavidad se duermen muchos hombres sensuales. Pero los navegantes cautos y prudentes, que no quieren oír las voces de las sirenas, se tapan los oídos con cera, es decir, con palabras santísimas y honestas, con buenas acciones y con virtud. (Libellus, 318, nº. XL)

STELLION

El Fisiólogo dice de la salamandra que, cuando entra en el horno, apaga la llama; y cuando entra en la sala de calderas, enfría toda la casa de baños. (Phys. Griego: Carlill, 236-237; Zambon, 67-68, nº 31; Peters, 84-85)

La propia salamandra es de naturaleza tan asombrosa, según la describen, que la fuerza de las llamas es incapaz de dañarla; al contrario, vive en el fuego como los peces pueden vivir en el agua. (Liber, 146-148.III:14)

Este animal es de tal naturaleza que, si por casualidad viene a parar al fuego ardiente, lo apagará de inmediato. El animal es tan frío y de tal naturaleza que el fuego no podrá arder allá donde se encuentre (…). Y en verdad dice San Pablo que los fieles a Dios, con su sola fe, vencían al fuego y dominaban a los leones. Así debe entenderse: así debe entenderse: quién no tiene más que su fe no recibirá del fuego mal alguno, ni le quemará el infierno (…). Isaías afirma en su escrito que el santo varón que tiene fe pasará por en medio del fuego, que no le hará daño ni le quemará la piel.. A este animal le damos también otro nombre: se le llama salamandra…, suele trepar a los manzanos y envenenar la fruta; y si cae en un pozo, empozoñará el agua. (PT, vv. 1305-1358)

Su veneno es el mas fuerte de todos. Los demás animales venenosos hieren solamente a un hombre, pero ella mata a varios a la vez.
(De Bestiis, 241)

Igualmente, en una parte de nuestra tierra, hay una montaña en la que nadie puede vivir, debido al gran calor que hace; allí se crían ciertos gusanos que no pueden vivir sin fuego. Y junto a la montaña tenemos siempre a cuarenta mil personas que encienden allí una gran hoguera. Y cuando los gusanos sienten el calor del fuego, salen de la tierra y entran en las llamas, y producen un pelo como el que hacen los gusanos que fabrican la seda. Y con ese pelo tejemos nuestros vestidos, y los de nuestras mujeres, que llevamos durante las fiestas anuales. Y cuando queremos limpiarlos, los ponemos en el fuego y se vuelven entonces hermosos y frescos. (Preste Juan: Denis, 198)

El primer elemento es el fuego, con el que lucen todas las estrellas. La salamandra vive únicamente de este elemento, y de ninguna otra cosa; pues no puede vivir mas que de fuego, y en el fuego; igual que el pez en el agua… tampoco puede lavarse, si no es con fuego. (PB: Cahier IV, 77)

…y la salamandra vive de puro fuego; es un pájaro blanco que se alimenta de fuego, y cuyas plumas sirven para hacer tejidos que sólo se limpian con fuego. (RF, 37)

La propiedad natural de la salamandra es que vive solamente de fuego, y el chorlito real es un ave que vive únicamente de aire. (Libellus, 280, nº. XXVII)